Imperium: Coleccionando Monstruos

 

Edición original: Imperium Nºs 1-4, Valiant Entertainment.
Edición nacional/ España: Medusa Cómics.
Guión: Joshua Dysart.
Dibujo: Doug Braithwaite.
Color: Brian Reber, Dave McCaig y Ulises Arreola.
Formato: Libro rústica, 112 páginas.
Precio: 12,95 €.

 

He de admitir que entre los tomos publicados por Medusa Cómics este mes yo me había decantado por Ninjak, un personaje muy atractivo con una historia muy entretenida cuya lectura recomiendo a cualquiera, pero después de leer Imperium he aprendido una cosa: nunca se debe subestimar a Toyo Harada.

Uno de los temores que tenemos en general los lectores de cómics a la hora de comprar una colección nueva es ¿cuánto tenemos que leer de lo escrito anteriormente para meternos de lleno en la serie? Cuando se trata de un personaje en solitario la cosa suele ser más sencilla sobretodo si la editorial te habla de “nuevos comienzos” y hasta ahora Medusa Cómics había aprovechado bien esa situación, pero claro, meternos en el mundo Harbinger ya son palabras mayores pues detrás de ellos hay colecciones, muchos personajes y hasta eventos. La grapas publicadas por la editorial española (Harbinger Renegades y Generation Zero) salvaban la situación ya que, además de un nuevo comienzo, presentan a un grupo reducido de personajes con los que nos podemos hacer rápido y un buen resumen/presentación de lo necesario para poder leer sin perdernos, el problema de Imperium es que nos metemos ya en organizaciones contra organizaciones, por establecer una similitud con Marvel podríamos decir que los Psiots, humanos con poderes que obtienen tras ser activados, son los mutantes de Valiant y Toyo Harada es su Magneto, de forma que podríamos resumir Imperium como la serie en la que Magneto quiere empezar a crear su utopía mutante y para ello lucha contra un grupo antimutante, pero cuidado, esta descripción es muy vaga, aquí hay empresas, intereses y Harada no es tan claro como Magneto, tiene elementos de muchos villanos clásicos, es mucho más manipulador y sus intenciones no son tan directas, es decir, no vamos a leer la misma historia de siempre, “Coleccionando monstruos” dista mucho de serlo.

Debemos tener en cuenta que Imperium es una serie limitada de 16 números que aquí se recopilarán en cuatro tomos y forma parte de una iniciativa de Valiant del año 2015 llamada “Valiant Next”, un nuevo punto de arranque para este universo que llevaba a sus héroes y villanos un paso más allá y trataba de atraer nuevos lectores a la editorial de ahí que lo mínimo necesario para hacernos con la situación sea un pequeño texto sobre Harada que se encuentra en la página anterior a que empiece la historia.

Hay que elogiar el trabajo del guionista Joshua Dysart que venía de ocuparse de gran parte del mundo Harbinger y nos consigue presentar una colección a la que, sin partir de cero, cualquiera puede acercarse, pero también el del dibujante británico Doug Braithwaite, algo más veterano que se ha paseado por las grandes editoriales y que aquí realiza un trabajo excelente manejando diversos entornos con una enorme capacidad expresiva en cuerpos y rostros.

Imperium es una serie que para girar en torno a la figura de Toyo Harada este sale las páginas justas, comenzamos con la visión de una futura utopía que se supone será la sociedad a la que Harada quiere llegar, todo ello desde la perspectiva de uno de sus secuaces, falso, todo era una imagen mental que el jefe les había puesto antes de entrar en batalla para motivarlos y no será la única vez que lo haga. Ahora el supuesto villano ya no se esconde tras sus empresas ni sus fundaciones como hacía en el pasado, sus ataques son directos y sus metas claras aunque sus medios ya son difíciles de adivinar, todo esto genera un problema para la comunidad internacional que no tardará en actuar.

En el primer número vemos un ataque a Siria perpetrado por Harada y un grupo heterogéneo de psiots que poco a poco van tomando su rol, entre los que destaca un robot médico convertido en máquina pensante de matar, esto es, hay mucho que rumiar. Es curiosa la ruptura que hace Dysart, en vez de utilizar una localización inventada ataca una parte del mundo real, esto genera que el universo Valiant se separe del nuestro haciendo que partes del mundo estén dominadas por otro tipo de personajes pero a su vez todo ello tiene un halo de realidad en la forma en la que trata los conflictos bélicos y los intereses tanto políticos como empresariales.

Según avanzamos con el tomo nos sorprendemos con un punto de vista distinto, el de unos enemigos de Toyo Harada a los que no se les puede llamar precisamente buenos, quieren parar a Harada pero son “antipsiots” en el más literal de los sentidos, son los H.A.R.D. Corps de la organización Espíritu Renacido y quieren matar psiots sin importar lo que hagan, pero Harada es la gran amenaza que les da la disculpa para tomar el poder y la inversión de las naciones que le temen, que son básicamente todo el mundo, y este es otro matiz importante del la serie, que lo que nos da son una serie de preceptos morales que hacen que la valoración sobre qué bando tomar sea casi imposible si uno tiene algo de empatía con el mundo, empezando por los grupos enfrentados y siguiendo por los personajes como el ex-terrorista que forma parte de los cuerpos de Espíritu Renacido y al que se le dedican bastantes páginas.

Precisamente con el que más se empatiza es con el robot, Mech Major es un ser digital con un aparente poder inmenso al que Harada encerró en un cuerpo para limitar sus capacidades. Él es servicial, pero está constantemente cuestionándolo todo, especialmente su propio yo, de hecho prefiere que le llamen “Sol en la nieve” cosa que el resto no aceptan. La crisis existencial será parte del tercer número en el que llegará a tener su inútil visita con la psicóloga de la Fundación Harada.

Coleccionando Monstruos es un título que le viene perfecto a este tomo porque en cierta manera Harada no para de buscar reclutas para su organización que entrarían dentro del calificativo de monstruos bien por sus características físicas como por sus acciones pasadas o presentes, siendo el primero de ellos el propio Harada que acaba gestando en una máquina un peligroso alienígena para ponerlo de su parte. Y es que las manipulaciones mentales serán una constante en estos cuatro números.

Ya no hablamos solo de acción y entretenimiento, que los hay, el primer tomo de Imperium tiene una cantidad de matices extraordinarios que lo hacen el más rico de los publicados por Medusa Cómics en la actualidad. Ya solo nos queda esperar al siguiente, aunque es posible, viendo como acaba, que por medio debamos leer la serie limitada Divinity de Matt Kindt y Trevor Hairsine que seguro que la editorial tendrá a bien publicar pronto dada las buenas críticas que obtuvo lo cual por mi parte será un placer que disfrutaré.

Vía Zona Negativa http://www.zonanegativa.com/imperium-coleccionando-monstruos/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s