DC Inédito: Black Death in America

 

Edición original:Vertigo Quarterly: CMYK (2014-2015)D.
Guión:Tom King.
Dibujo:John Paul Leon.
Entintado:John Paul Leon.
Formato:Digital, 8 páginas.
Precio:Gratis.

 

El racismo es algo instalado en la sociedad, un hecho presente, que no ha logrado erradicarse ni en paises que han tenido durante ocho años un presidente negro ni en paises fuera de la órbita del sistema capitalista. Y aunque en ocasiones lo parece, el racismo no es solo cuestión de negros y blancos, ni mucho menos un problema presente en los Estados Unidos de Norteamérica, pues en el reino de España no es extraño el escuchar términos como panchitos o ver con desconfianza a rumanos o chinos mientras las élites blancas desfalcan al Estado, importando poco a la población. Aún así, la situación de la población negra en USA siempre ha sido bastante paradigmática respecto a esta actitud, si bien a día de hoy es problemática y protagonista, más lo era aún a principios del siglo XX. Negros y blancos, pero todos ellos norteamericanos a la hora de ir a la guerra gracias a la Ley Jones que se aprobó un mes antes de que EE.UU declarase la guerra a Alemania en 1917.
La guerra también podría dar la impresión de ser algo del pasado, de sociedades bárbaras, poco civilizadas, como consecuencia de enfrentamientos religiosos o de ideologías, pero siempre es a causa del poder, de tener mas que el otro o de conseguir por la fuerza lo que uno necesita y otro tiene, y dónde los que más tienen que perder, son los que poco tienen que ganar, pero aún así, difícil es no sumarse a ella por la defensa de la patria, de la agresión injustificada o alguna que otra mentira que publiciten los poderes económicos. Aún así, en la guerra, al igual que nuestro cráneo o cerebro o cuerpo humano, se demuestra que todos los hombres y mujeres son iguales, sin distinción, pudiendo presentar cualquiera, virtudes como honor, coraje, lealtad o por el contrario, sentir miedo, traicionar o ser violento.

Los vítores tras la victoria en la guerra

Henry Jonhson, nacido en 1897, le toco vivir el racismo y la guerra, siendo la supervivencia de ambas, lo que Tom King y John Paul Leon se encargaron de retratar en ocho páginas para 11 años, los que van de ser considerado un héroe de guerra, a morir solo y alcohólico con 32 años. Un Tom King previo a su estado de gracia que llegó en 2016 (Omega Men, La Vision, El Sheriff de Babilonia) que fue capaz de comprimir la historia de uno de los héroes olvidados de la 1ª Guerra Mundial, Black Death, soldado que fue capaz de luchar frente a mas de 32 soldados alemanes, ya fuese con granadas, con balas o con la culeta del rifle, para salvar tanto el frente como a su compañero malherido. Defensa heroica de la que se trajo, tanto el sobrecogedor nombre de Black Death, como múltiples heridas y una dolencia crónica en la cadera.
Como es habitual en King, él cuenta esa historia de 1917, la misma que el propio Henry Jonhson tenía que contar cada día, dejando a Paul Leon que retrate la desoladora vida de Black Death durante los 11 años siguientes; su inicial sonrisa y alegría ante el homenaje que les dio la ciudad de Nueva York al finalizar la guerra, su rostro serio al serle denegada la pensión y su inicio en alcoholismo, su posterior lealtad a contar su historia a los suyos, a los negros, su imposibilidad de volver al trabajo previo a la guerra, su indiferencia ante las quejas de su mujer o la adoración de su hijo, y su triste final como un vagabundo casi anónimo.
Y ambos lo hacen de manera esplendida, el actual guionista de Batman nos traslada a la guerra, pero no como ente abstracto y grandilocuente, sino a una situación en la que uno no lucha por defender a su país o ganar la guerra, sino por salvar a sus compañeros y ante ello se es capaz de hacer cualquier cosa, hasta luchar como un animal y que las heridas y el dolor sean algo secundario. No es una batalla de la que dependa la victoria de una guerra, es la lucha por vivir de uno mismo y de los suyos. Respecto al responsable de las portadas de El Sheriff de Babilonia, utiliza, como no podía ser otra manera al ser un aspecto obligado, un blanco y negro lleno de detalles, tanto en los rostros como en el entorno, siendo capaz de transmitirnos lo que esta sintiendo Henry Johnson en su descenso a los infiernos. Narración espléndida, donde es capaz de conjugar viñetas de la pasada guerra, con la fría y dura realidad.El diseño de página de los cómics escritos por Tom King suelen presentar una estructura metódica y poco alejada al azar, siendo la clásica página 3×3 la más característica desde que King la uso en el estupendo número de Grayson en Future´s End. Pero en este caso, seis de las ocho páginas, presentan cuatro viñetas, una primera que ocupa la mitad superior de la página y tres verticales del mismo tamaño situadas en la inferior.

Olvido social y racial

En definitiva, Black Death in American, es una historia trágica de un hombre que ganó una guerra pero que fue derrotado por el racismo, que sobrevivió a una guerra, pero no a sus consecuencias, que fue capaz de lidiar contra el enemigo alemán pero no contra una sociedad indigna que no respeta a sus héroes por raza o posición social. Historia que formó parte de la antología CMYK del sello Vertigo, en donde diferentes autores y dibujantes debían crear una historia teniendo como protagonista uno de los cuatro colores primarios sustractivos. La historia de King y Paul Leon formó parte del negro y que se puede encontrar de manera gratuita aquí.

Vía Zona Negativa http://www.zonanegativa.com/dc-inedito-black-death-in-america/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s