Marvel Saga 14. El Castigador 1: Nacimiento

 

Edición original:Punisher Born 1-4, Punisher The Cell One Shot, Punisher Tyger One Shot
Edición nacional/ España:Panini Comics
Guión:Garth Ennis
Dibujo:Darick Robertson, Lewis Larosa, John Severin
Entintado:Tom Palmer, Scott Koblish
Color:Paul Monts, Raúl Treviño
Formato:Marvel Saga
Precio:15 €

 

Siempre me ha gustado el Castigador, no puedo negarlo, su sed de venganza desmesurada e interminable jamás ha dejado de resultarme atractiva y muy realista, pese a estar ante un personaje enclavado dentro del Universo Marvel, en el que los super poderes y las invasiones alienígenas están a la orden del día.

Sin embargo, el bueno de Frank Castle siempre ha sido distinto, pues aunque el Castigador es un popular miembro del Universo Marvel (desde su aparición en los 70 en Amazing Spiderman de la mano de Steve Ditko), siempre ha parecido muy alejado de él. No tiene poderes, no es un héroe a pesar de que cuenta con un particular y cuadriculado sentido de la justicia y sus interacciones con el resto del Universo Marvel aunque existen, en opinión de este redactor siempre dan la sensación de estar un poco fuera de lugar, al ser el territorio de Castle el de los bajos fondos, la mafia y la criminalidad más básica. Es por ello que este personaje tenía que ser guionizado por alguien como Garth Ennis (War Stories, Predicador, Hellblazer, Thor), un escritor con un profundo conocimiento del mundo bélico y de las pasiones más bajas del ser humano, ya sean estas de corte psicópata, sexual o de simples ansias de poder.

Con la publicación de este Tomo 14 de Marvel Saga se inicia la larga etapa del guionista Irlandés en la colección del Castigador, la cual empieza a ser publicada por las historias que seguidamente reseñaré por ser éstas no las primeras que escribió Ennis sobre el personaje, pero si las primeras cronológicamente hablando.
No era la primera vez que Ennis se encargaba de contar historias sobre el Castigador, pero hasta ahora habían sido meros escarceos de corte muy gamberro que no habían terminado de conectar con el personaje, que no deja de ser un asesino a sangre fría movido por elevados ideales que hacen que en su cabeza sus actos siempre estén justificados. Es con la irrupción del viejo Garth en la línea MAX de Marvel (sello adulto en el que la sangre, el sexo, la violencia y los tacos están más que permitidos) donde El Castigador tuvo la que a juicio de este redactor ha sido su mejor etapa hasta ahora.

Lo particular de esta colección es que, a diferencia de cómo ocurriera con Alias, la historia de Jessica Jones a cargo de Brian Michael Bendis y Michael Gaydos, aquí el Castigador no forma parte del Universo Marvel tradicional con la notable excepción de Nick Furia, que aparece en alguno de los volúmenes. Garth Ennis decidió actuar así para no verse lastrado por eventos Marvel de ningún tipo (que afectarían al castigador sólo si quienes se encargaban de esos eventos decidían contar con él como por ejemplo ocurrió en Civil War) ni por la aparición de otros héroes que restaran realismo a la particular vendetta de nuestro amigo de la calavera en el pecho.

La primera de las tres historias que compone este Volumen, Nacimiento, nos narra los orígenes de Castle, pero no de la manera que todos hubiéramos esperado, pues no comienza con la muerte de la familia de éste a manos de la mafia, sino con el Capitán Castle, soldado combatiente en la guerra de Vietnam, marine perteneciente al destacamento Valley Forge que lucha por abrirse paso en la jungla luchando contra los Charlies mientras ve como sus soldados sufren más cada día a manos de las drogas y la tortura sin que el gobierno que tan alegremente los ha mandado allí les de ningún apoyo, sino más bien todo lo contrario.


Resulta curioso que Ennis eligiera concretamente esta época para iniciar su historia, y es que hablamos de una guerra que tuvo lugar en la década de los años setenta (al menos en lo que respecta a la intervención de los Estados Unidos de América) y en Marvel casi siempre que se han vuelto a contar los orígenes de sus personajes se actualizan éstos para que el lector tenga una sensación de cercanía en el tiempo respecto de la historia que tiene entre manos, pudiendo haberse ambientado esta historia en la Guerra de Irak. Pues bien, Ennis prefiere presentarnos a un Castle que lucha en Vietnam para que cuando salte a la actualidad estemos ante un personaje maduro, de entre cincuenta y sesenta años que lleva más de la mitad de su vida librando su guerra personal contra el crimen, veteranía que lo dotará de un carácter aún más peligroso y que a veces lo hará más descuidado, si bien de ello hablaremos cuando toque abordar los siguientes volúmenes de la colección.
Nacimiento es una historia muy interesante en la que se juega con la neurosis de guerra que sufren muchos soldados cuando vuelven a casa tras el conflicto bélico y que tiene sus semillas en él, presentándosenos a un Castle que aunque todavía no había perdido a su familia distaba mucho de estar cuerdo cuando era un joven militar, escuchando voces en su cabeza que lo movían a castigar a todo adversario que se le pusiera por delante, amando la guerra por encima de todo lo demás. De esta forma, con constantes referencias a otras películas del género bélico como Apocalipse Now, se nos explica que quizás el resorte que activó al Castigador que todos conocemos está en el asesinato de su familia perpetrado por viles criminales, pero que el germen ya estaba ahí, en el Frank que luchó en Vietnam, una guerra que le hizo perder un poquito más de humanidad cada día que pasaba.
Este cómic está dibujado por Darick Robertson, quien también ha trabajado con Ennis en la mítica The Boys, autor en absoluto ajeno al sadismo que nos presenta unas realistas y cruentas escenas de guerra que dotan a la historia de Ennis de una cruda verosimilitud necesaria cuando se abordan hechos históricos.

a

La segunda de las historias, La Celda, nos da a conocer a un Frank que varios años después de la Guerra de Vietnam y de haber perdido a su familia es encerrado en la prisión de Ryker por un crimen del que tampoco se nos habla pero que nos podemos imaginar fácilmente, al no tener nuestro querido Punisher ningún reparo en matar cuando lo considera necesario, aprovechándose la condena por el protagonista para encargarse de aquellos mafiosos que ordenaron la injusta e innecesaria matanza de su esposa e hijos.
Tratándose de Ennis, por supuesto estamos ante una historia violenta y dura, en la que se representa muy bien la estructura de poder que existe en las prisiones cuando estas encierran a importantes capos de la mafia, tan intocables que ni siquiera recuerdan a sus víctimas o a las familias de estos… y que tendrán que enfrentarse a un tal “Frank Castle” del que apenas han oído hablar y que no se detendrá hasta verlos muertos. En este caso el apartado gráfico corre a cargo de Lewis Larosa, magnífico artista que ha trabajado en la serie Bloodshot del sello Valiant y que adapta perfectamente su estilo explosivo y colorista a una historia mucho más verosímil que las que está acostumbrado a dibujar, regalándonos un juego de sombras y claro oscuros que dan al lector la sensación de estar encerrados en la misma prisión que Castle y que transmiten perfectamete el miedo que atenaza a los enemigos de éste.

Finalmente, el volumen se cierra con Tyger, historia en la que vemos a un joven Frank, apenas un adolescente que presencia de primera mano como los criminales hacen lo que se les antoja cuando nadie se atreve a pararlos, dado el miedo que generan en sus víctimas. Una historia curiosa en la que Castle no es más que un muchacho que ama la poesía, muy lejano del asesino a a sangre fría en el que se convertirá, pero que comienza a perfilar sus fuertes ideales de justicia, que le marcaran el resto de su vida,. Nuevamente Ennis nos deja claro que la evolución de una persona no está en un hecho concreto, por mucho shock emocional que éste produzca, sino en un cúmulo de experiencias vitales que nos convierten en lo que somos. El dibujante de esta historia no es otro que John Severin., veterano de Marvel y del mundo del cómic (Hulk, Nick Furia y los Comandos Aulladores, montones de cómics de temática Western) que nos regala un dibujo precioso, con tonos suaves y fríos para ambientar una historia que por dura que resulte, sólo nos cuenta la vida de un joven amante de la literatura en un barrio controlado por las mafias.

En conclusión, estamos ante un cómic imprescindible para los amantes del personaje y quizás la mejor manera de acercarse a él por primera vez, con el tono adulto necesario para una historia que habla de locura, pérdida y venganza imposible de acabar y que jamás se sirve en frío.

Vía Zona Negativa http://www.zonanegativa.com/marvel-saga-14-castigador-1-nacimiento/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s