Análisis de ARMS

Nintendo Switch ha sido una sorpresa para propios y extraños. Cuando muchos vaticinaban malas ventas para la nueva consola de Nintendo como pasó con WiiU se encontraron con la noticia de que está agotada en medio mundo. Seguramente se deba a la propuesta de consola híbrida, pero los juegos tienen que tener también parte de la culpa. Siempre se ha dicho que Nintendo imprime “magia” en sus juegos, y aquí está ARMS para demostrarlo.

ARMSHace poco más de un año se lanzó Splatoon para WiiU, una propuesta fresquísima y una vuelta de tuerca a los ya manidos shooters. Las críticas se convirtieron en halagos rápidamente, pues se notada que Nintendo consiguió revolucionar un género. Parece que ARMS está consiguiendo lo mismo, transformar un género en el que parece que estaba todo inventado, los juegos de lucha.

Partimos de la base de que todos los luchadores cuentan con brazos (coletas en uno de los casos…) extensibles. Desde muelles, fideos chinos, cintas hasta cadenas o pelo. Esto cambia por completo el planteamiento de cualquier juego de lucha, pues si en un juego convencional lo importante es posicionarse cerca del adversario, aquí más bien todo lo contrario. Posicionarse correctamente y saltar y esquivar se convierten en primordial para controlar el combate.

Cada luchador, 10 de salida, cuenta con una habilidad única que les diferencia mucho más de lo que pueda parecer desde un principio. Ser más poderoso cuando te queda poca vida, poder dar varios saltos en el aire o curarte cuando defiendes cambiará la estrategia de cada combate y su planteamiento. Para añadir otro elemento estratégico, tenemos los diferentes puños (ARMS) que pueden equiparse los luchadores. Hay tres tipos de ARMS: fuerte, medio o débil. Cada uno de esos ARMS, a su vez, cuentan con un elemento como el hielo, fuego o el paralizador entre otros cuyo efecto se activará cuando los carguemos defendiendo. Lo que parecía un juego muy casual y sin apenas profundidad se convierte rápidamente todo lo contrario, cada combate hay que planificarlo concienzudamente. Los ARMS de cada personaje al principio estarán predeterminados, aunque a medida que juguemos iremos consiguiendo monedas con las que podremos jugar a un minijuego y conseguir más ARMS. Para desbloquear todas las combinaciones deberemos conseguir muchísimas monedas, así que la duración del juego está garantizada. Por si no fuera poco, te pueden tocar ARMS repetidos, aunque eso lejos de ser malo, sube las estadísticas del mismo.







Los controles del juego son uno de los puntos fuertes del juego. Si jugamos en modo televisión (consola de sobremesa de toda la vida) deberemos coger los joy-con para poder dar puñetazos al aire. Nintendo ha conseguido que cada joy-con sea un puño perfecto y el efecto que le demos será el mismo que el de luchador en pantalla. El movimiento se produce con la inclinación de los joy-con, así que el personaje irá hacia donde apunten los mismos. Además de dar puñetazos deberemos esquivar y saltar, con los botones L y R, muy cómodo de presionar en la posición en la que se juega. Cada tipo de ARM tiene una resistencia a los efectos producidos por el movimiento, normalmente dependiendo del tipo de cada uno, siendo los débiles los que describen parábolas más pronunciadas. También podremos lanzar un ataque final que para activarlo deberemos presionar ZL y ZR y luego para usarlo pegar puñetazos rápidamente hacia el oponente. Para lanzar al oponente por los aires bastará con dar puñetazos con ambos brazos al mismo tiempo, y si conseguimos alcanzar a nuestro adversario podremos ver una animación con un combo que cambiará dependiendo de cada personaje. Por último podremos protegernos, aunque dependiendo de los ARMS que llevemos y los del adversario no servirá de mucho. Para defender y cargar los podere de los ARMS basta con inclinar los joy-con hacia dentro, el de la izquierda inclinado a la derecha y viceversa.

Pantalla Joy-conLos modos de juego son los propios de cualquier juego de lucha, desde el modo Arcade (Gran Premio) hasta el multiplayer tanto local como online. El modo Gran Premio consiste en luchar contra 10 contrincantes hasta hacerte con el cinturón de campeón, aunque en algunos casos no serán combates al uso, sino con partidos de voleibol o de baloncesto. Todo esto, además, aderezado con 7 niveles de dificultad que se adaptará a todos los tipos de jugador. Este tipo de combates también están disponibles fuera del modo Gran Premio, para echar unos partidos con los amigos. El modo voleibol consiste en lanzar un balón con una bomba dentro y marcar punto en el campo contrario, aunque con los ARMS será mucho más divertido. El que sí han conseguido que sea original del todo es el modo de baloncesto, con los agarres como principal modo de encestar, aunque con los especiales también conseguiremos anotar. Otro modo que no podía faltar es el de conseguir acertar a más dianas que el contrincante en el que está permitido molestarle e incluso da puntos. Para finalizar los modos que trae el juego de base tenemos un desafío complicado, luchar contra 100 contrincantes que caerán de un golpe, aunque eso no significa que sus ataques sean poco potentes.

Estéticamente el juego exuda frescura, Nintendo por todos los costados. Su estilo gráfico colorista, lo variopintos de los luchadores y lo diferentes que son entre sí los escenarios son uno de los grandes puntos fuerte del juego. La banda sonora es otra de las grandes sorpresas de ARMS, con unos ritmos caribeños que le vienen perfectamente al juego y que recuerdan a lo que se hizo con Splatoon, dotar al juego de una personalidad increíble gracias a su música.

ARMSQuizás el gran pero del juego sea su escasez de modos y que al final 10 personajes se queden cortos. Sabemos que el juego irá recibiendo actualizaciones, otra vez como Splatoon, pero de base sabe a poco. El juego es muy divertido, pero puede llegar a hacerse repetitivo luchar siempre contra los mismos personajes en los mismos modos. Además, si tú idea es jugar solo, sin duda no lo disfrutarás tanto como los que quieren jugarlo por su online. Esperemos que los nuevos contenidos al igual que personajes y escenarios vayan llegando regularmente y el juego crezca mucho en poco tiempo.

Los jugadores que pretenden exprimir el juego a través de internet pueden estar tranquilos, el juego va muy fluido y las caídas son muy escasas, además de que el control del lag se ha llevado a cabo de forma casi perfecta.

ARMS es muy divertido y esa era su intención desde el principio. Sorprenderá a todos los que pensaban que era un juego casual y sin profundidad, pues tanto los luchadores como los ARMS esconden un potencial que requerirá de estrategia para exprimirlos al máximo. Nintendo lo ha vuelto a lograr, ha conseguido reinventar un género y hacerlo sin perder su identidad, ARMS es Nintendo en estado puro. Recordad que el juego saldrá el 16 de junio en exclusiva para Nintendo Switch.

Este análisis se ha realizado con un código de descarga que nos ha facilitado Nintendo.

A continuación os dejamos con un vídeo de la presentación oficial de ARMS a la cual pudimos asistir y probar el juego antes de analizarlo.

 

Lee la entrada completa en: Análisis de ARMS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s