100% Marvel La Visión 2. Poco mejor que una bestia

 

Edición original: The Vision v2, 7-12 USA
Edición nacional/ España: Panini Cómics
Guión: Tom King
Dibujo: Gabriel Hernandez Walta
Entintado:.
Color: Jordie Bellaire
Formato: Rústica, 144 págs.
Precio: 13,5€

 

La semana pasada tuve el gran placer de analizar la primera mitad de esta serie, en la que de la mano del guionista Tom King y del dibujante Gabriel Hernández Walta se nos presentaba a una Visión, tradicional sintozoide de Los Vengadores, mucho más cerca de la humanidad que cualquier androide y por qué no decirlo, que muchos seres humanos.

Ahora es el momento de continuar la reseña analizando su segunda mitad y el final de la obra, pensada como novela gráfica de doce números y publicación cerrada. Y sí, hablo de continuar, porque esta obra no puede ser entendida como un cómic tradicional dividido en tomos que abarcan distintas etapas de la serie, sino como un todo indisoluble (lo cual no obsta a que la publicación por parte de Panini en dos volúmenes de una calidad más que respetable que juntos no superan los 30 €, no sea todo un acierto) que configura un cómic que va in crescendo número a número, haciéndonos creer que el argumento no puede ir a más después de cada cliffhanger” pero superándose en el siguiente acto.

Recordemos dónde nos habíamos quedado. La Visión, dado un paso más en su deseo de ser lo más humano posible, había creado una familia compuesta por una mujer y dos hijos gemelos, trasladándose a un barrio residencial desde el que llevar a cabo una vida ordinaria y familiar. Esta familia, demuestra que no tiene ningún problema a la hora de ocultar secretos de terceros o de sus propios miembros, siempre con el propósito de proteger a la propia familia y mantenerla unida, algo que muchos de nosotros en las mismas situaciones no dudaríamos en hacer.


El volumen arranca con su número 7, en el que Gabriel Hernández Walta (de cuyo dibujo ya hablé en la anterior reseña y que se mantiene idéntico en cuanto a su genialidad en el resto de la serie) cede momentáneamente el testigo del dibujo a Michael Walsh (dibujante de Secret Avengers para Marvel, Comeback para Image, adaptación a cómic de la décima temporada de X – Files entre otros trabajos) para que éste nos de un repaso por la tórrida relación amorosa de La Visión y La Bruja Escarlata, explicándonos de esta manera por qué para Visión es tan importante el tener una familia, y por qué su mujer está hecha a imagen y semejanza de su ex novia, a la que realmente nunca dejó de amar. Siempre es de agradecer que otros artistas irrumpan momentáneamente en una serie para darnos una visión (valga la redundancia) distinta de sus personajes, pero si además lo hacen a través de la técnica argumental del flasback, la sensación de recuerdo está mucho más conseguida para el lector, estando el estilo de Walsh a caballo entre el realismo y el cartoon transmitiendo lo que el número que dibuja pretende: El Amor en todas sus fases, la complejidad de las relaciones de pareja, desengaño, tristeza.

Continuando con el análisis de la obra, recordemos que tras el asesinato del Segador (villano hermano de Wonder Man, y a la vez humano del que se tomó el patrón de personalidad de La Visión por tanto, una especie de cuñado del Vengador robótico) a manos de Virginia, la esposa de Visión, para proteger a la familia del injustificado ataque de éste, el cual oculta a su marido, y de un chantaje perpetrado por un vecino de la ciudad que presencia y graba todo como medio para conseguir la expulsión de Los Vision de la ciudad, con trágico resultado, la familia vuelve a la relativa normalidad incorporando un perro, sintozoide por supuesto, con el que aliviar las penas y crisis por las que han pasado.

Sin embargo, dicha normalidad estaba llamada a durar muy poco, y es que la aparición de Víctor Mancha, androide hijo de Ultron y, por tanto, hermano de Visión, agita las calmadas aguas, pues bajo la excusa de conocer a sus nuevos tía y sobrinos el anterior miembros de los Runaways primero, y de los Vengadores, y Vengadores I.A. después, está de misión secreta para Los Vengadores tratando de averiguar hasta dónde ha llegado Visión para proteger a su artificial pero para él muy real familia, y hasta dónde es capaz de llegar.

Esta bomba de relojería configurada magistralmente por Tom King tenía que explotar por algún lado, y de esta forma Víctor Mancha es descubierto desatando un desagradable e involuntario accidente con la muerte de Vin, hijo de Visión.

Evidentemente, Vision no está dispuesto a permitir que el culpable no pague por la tragedia familiar que está viviendo y decide (como muchos otros padres harían) poner fin a la vida de Mancha, con la lógica oposición de Los Vengadores, a los que se muestra como seres muy poderosos, pero que nada tienen que hacer contra Visión, quien como él mismo dice “no necesita su aprobación en este asunto”.


diante, para que su marido salga indemne de toda responsabilidad al respecto de cuanto trágico acontecimiento ha ocurrido a lo largo de la colección.

En este punto, no puedo terminar sin hacer mención especial a la sonrisa de Víctor Mancha cuando le llega la hora, pues su muerte supone que jamás podrá dar cumplimiento a su programación original impuesta por Ultron, el asesinato de Los Vengadores, rescatándose a un personaje que hacía tiempo que no contaba con apariciones dentro de Marvel para darle muerte casi inmediatamente después. Increíble y Excelente, Tom King. Me quito el sombrero.

La trama se cierra con una Visión que sigue adelante con su sufrimiento y con las cosas que ha hecho a lo largo de su vida, buenas y malas, dejando que sea el lector quien juzgue en qué lado de la balanza se encuentra el androide, pero sin que al final podamos llegar a dudar del carácter de humano de éste, ni de su hija, Vengadora, Campeona y ante todo, muchacha adolescente pese a ser un androide que en sus pocos meses de vida ha presenciado más sufrimiento que muchas personas en décadas.

Necesitaría toda una monografía para poder explicar hasta dónde me ha llegado este segundo volumen cerrado de La Visión, pero no me cabe duda de que pasará la historia junto a Frankenstein o Blade Runner a la hora de desarrollar esa teoría de la ciencia ficción que supone la creación de seres artificiales. Y es que cuando se juega a ser Dios, las creaciones resultantes son tan autónomas y volubles como los humanos a imagen de los cuales están hechos, con todo lo que ello conlleva.

Magistral coda final de una reciente obra de Marvel que nos enseña a pensar dos veces antes de juzgar las acciones de aquellos que no entendemos por ser diferentes, arrojándonos una forma de retratar a La Visión prácticamente inédita hasta ahora que al margen de que traiga o no cola en el resto del Universo Marvel, está llamada a ser un clásico del cómic y un must have en nuestras estanterías.

Vía Zona Negativa http://www.zonanegativa.com/100-marvel-la-vision-2-poco-mejor-una-bestia/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s