Reseña de ‘Terra Formars’

El concepto de ‘terraformación’ no suele ser objeto de conversaciones de bar, pero sí que es recurrente en el mundo de la ciencia ficción. Ejemplos podemos encontrar en varias franquicias de la saga ‘Dragon Ball’, donde bastantes villanos tenían como objetivo modificar la Tierra a imagen y semejanza de sus planetas natales (entre ellos Baby, Lord Slug o la mayoría de los saiyans), o en la película ‘Superman: Man of Steel’, en la que el General Zod busca recuperar Krypton, convirtiendo la Tierra en un ‘Nuevo Krypton’.

De una idea similar parte la trama de ‘Terra Formars’, que nos traslada a la Tierra en pleno año 2619. Asolada por la superpoblación, la humanidad inició, en los albores del siglo XXI, un ambicioso plan para hacer que Marte se convirtiera en el segundo planeta habitable del Sistema Solar. Para lograr este objetivo, se enviaron naves con musgo y cucarachas al Planeta Rojo, con la esperanza de que, usando la luz solar y los cadáveres de los insectos como abono, el musgo modificara el clima lo bastante como para hacer habitable el planeta.

Casi seiscientos años después, la humanidad envió a la primera misión tripulada a Marte a bordo del BUGS 1, que, contrariamente a lo que esperaban, se encontró con que el planeta estaba habitado por cucarachas de aspecto humanoide. Tras ser aniquilados los seis ocupantes de la nave, los gobiernos del mundo esperaron veintidós años para enviar una segunda nave, la BUGS 2, esta vez con quince ocupantes y que se sometieron a la Operación Bugs, por la que se les inyectó ADN de insecto y que les permitía obtener poderes derivados del insecto que les correspondiera. A pesar de esto, tan solo dos de los seleccionados lograron sobrevivir.

La primera temporada de este anime gira en torno a los acontecimientos que siguen al fracaso de la BUGS 2, cuando la humanidad decide lanzar una última ofensiva sobre Marte, enviando a cien soldados que se han sometido a un nuevo procedimiento conocido como Operación de Órgano Mosaico, por el que se trasplanta un órgano mosaico que les otorga las capacidades físicas de otra especie (no necesariamente insectos), lo que les permitiría enfrentarse a las cucarachas de Marte, ahora conocidas como Terra Formars, hacia donde se dirigirán a bordo del ANNEX 1.

Entre los seleccionados para esta misión se encuentran los japoneses Akari Hizamaru y Sokichi Komachi, así como la estadounidense Michelle K. Davis, todos ellos relacionados de algún modo con la misión del BUGS 2. Junto a ellos irán soldados de otros muchos países, cada uno de ellos contando con sus propias motivaciones, además de con las órdenes directas de sus países, que no siempre buscarán lo mejor para la humanidad, sino para ellos mismos.

Además de limpiar el planeta de cucarachas gigantes, el objetivo principal de la misión del ANNEX 1, y el motivo por el que la gran mayoría se alistó en el programa, es encontrar una cura para el Virus AE. Esta enfermedad, que cuenta con una tasa de mortalidad de prácticamente el 100%, solo puede ser tratada si se desarrolla una vacuna a través de la sintetización de la sangre de los Terra Formars, por lo que el otro objetivo de esta misión es recuperar especímenes, vivos o muertos, que sirvan para sintetizar esta vacuna.

En general, la primera temporada de ‘Terra Formars’ es una producción bastante fiel a la obra original (puedes leer nuestras impresiones del primer volumen aquí). Con la salvedad de ignorar algunas escenas muy específicas (que no tienen mucho peso en la trama), la mayor parte de la historia es trasladada a la versión animada, además que el estilo crudo y sangriento de la historia queda perfectamente patente y da algo más de credibilidad a los personajes.

En la misma línea, se echa de menos, tanto en esta edición como en la original japonesa, la inclusión de las OVAs que se lanzaron con los volúmenes 10 y 11 del manga. En estos capítulos la historia se centra en el BUGS 2, ofreciendo mucha información que hace más sencillo adentrarse en esta franquicia sin recurrir al manga. A pesar de esto, la edición limitada en Blu-ray incluye un booklet en el que se encuentran algunos datos y, aunque no es sustituto suficiente, sirve para algo mejor el universo en el que se desarrolla la historia.

Al respecto de los personajes, si bien los primeros dos episodios son algo confusos (en cierta medida se debe a la ausencia de las OVAs), poco a poco empieza a quedar claro que el autor de la obra original se tomó su tiempo estableciendo la personalidad de todos y cada uno de los cien soldados enviados a Marte. Desde el momento en que la serie comienza a coger ritmo, se puede comprobar que hasta los personajes cliché tienen una personalidad y que no siempre casa con las expectativas de un fan del género.

Si bien los tres protagonistas parecen la personificación de ‘El Prota’, ‘La Prota’ y ‘El Maestro’, la trama tarda poco en demostrar que el resto no han ido a Marte de paseo y que todos tienen algo que aportar a la historia, especialmente los capitanes de cada una de las seis secciones que componen el ANNEX 1. Además de ser considerados como los más fuertes (con la excepción de Liu Yiwu, el líder de la división china), también tienen personalidades muy marcadas que hacen obvio que todos ellos tienen madera de líder.

Por parte de la animación, a pesar de que Liden Films no era uno de los estudios más conocidos cuando se hicieron cargo de esta cabecera (siendo ‘Senyu’ su único título reseñable hasta ese momento), la verdad es que la animación es bastante correcta. Sin llegar a crear una experiencia única, es generalmente bastante fluida y logra mantener la esencia seinen del manga, respetando las bromas que tienen lugar de vez en cuando, pero sin recurrir a expresiones fáciles más clásicas del shonen como los ojos saliendo literalmente de las cuencas, entre otras.Igualmente, la música funciona muy bien con el resto de elementos de la serie, pero tanto la banda sonora (compuesta por Shūsei Murai), como el opening y los endings (obra de TERRASPEX, aunque los episodios 8 y 9 cuentan con endings propios diferentes), acaban adoleciendo de ser demasiado lineales, llegando a acompañar la trama, pero no aumentando su impacto.

Por último el impacto de los dobladores, tanto los originales como la versión en castellano, siguen la tónica de la serie de no ser especialmente identificativos, por lo que, salvo en contadas excepciones, no llegan a transmitir tanto como demandan algunas de las escenas más dramáticas de la serie.

El primer simulcast en YouTube de Selecta Visión (allá por 2014), llega por fin edición doméstica. Por un lado, tenemos la edición Blu-ray First Print, que incluye el audio original en japonés y audio y subtítulos en castellano, tráileres, teasers y vídeos promocionales, así como un libreto de 32 páginas con diseños y factoids de la serie. Por su parte, también está disponible en edición sencilla en DVD, que incluye audio original en japonés y audio y subtítulos en castellano. Mientras se prepara la llegada de la segunda temporada para este año, esta sigue disponible en streaming a través del canal oficial de Selecta Visión.

En general, teniendo en cuenta el análisis global de la serie, está claro que ‘Terra Formars’ no es una serie para todos, pues su estilo orientado hacia el público más adulto hace que no sea una elección automática para los apasionados del shonen más tradicional. Sin embargo, aquellos que buscan un entretenimiento más pausado, encontrarán en esta cabecera una alternativa a los clásicos de finales del siglo XX, con el aliciente añadido de que la obra original aún está en publicación, por lo que una tercera temporada no sería descabellada.


Producto disponible en Amazon.es


jQuery(document).ready(function() {

var CONSTANTS = {
productMinWidth : 185,
productMargin : 20
};

var $adUnits = jQuery(‘.aalb-pc-ad-unit’);
$adUnits.each(function() {
var $adUnit = jQuery(this),
$wrapper = $adUnit.find(‘.aalb-pc-wrapper’),
$productContainer = $adUnit.find(‘.aalb-pc-product-container’),
$btnNext = $adUnit.find(‘.aalb-pc-btn-next’),
$btnPrev = $adUnit.find(‘.aalb-pc-btn-prev’),
$productList = $productContainer.find(‘.aalb-pc-product-list’),
$products = $productList.find(‘.aalb-pc-product’),
productCount = $products.length;

if (!productCount) {
return true;
}

var rows = $adUnit.find(‘input[name=rows]’).length && parseInt($adUnit.find(‘input[name=rows]’).val(), 10),
columns = $adUnit.find(‘input[name=columns]’).length && parseInt($adUnit.find(‘input[name=columns]’).val(), 10),
disableCarousel = $adUnit.find(‘input[name=disable-carousel]’).length || rows || columns;

if (columns) {
var productContainerMinWidth = columns * (CONSTANTS.productMinWidth + CONSTANTS.productMargin) + ‘px’;
$adUnit.css(‘min-width’, productContainerMinWidth);
$productContainer.css(‘min-width’, productContainerMinWidth);
$products.filter(‘:nth-child(‘ + columns + ‘n + 1)’).css(‘clear’, ‘both’);
}

if (rows && columns) {
var cutOffIndex = (rows * columns) – 1;
$products.filter(‘:gt(‘ + cutOffIndex + ‘)’).remove();
}

function updateLayout() {
var wrapperWidth = $wrapper.width(),
possibleColumns = columns || parseInt(wrapperWidth / (CONSTANTS.productMinWidth + CONSTANTS.productMargin), 10),
actualColumns = columns || possibleColumns wrapperWidth) && actualColumns !== 1) {
$btnNext.css(‘visibility’, ‘visible’).removeClass(‘disabled’).unbind(‘click’);
$btnPrev.css(‘visibility’, ‘visible’).removeClass(‘disabled’).unbind(‘click’);
$productContainer.jCarouselLite({
btnNext : ‘#’ + $adUnit.attr(‘id’) + ‘ .aalb-pc-btn-next’,
btnPrev : ‘#’ + $adUnit.attr(‘id’) + ‘ .aalb-pc-btn-prev’,
visible : actualColumns,
circular : false
});
} else {
$productContainer.css(‘width’, ‘auto’);
$productList.css(‘width’, ‘auto’);
$btnNext.css(‘visibility’, ‘hidden’).unbind(‘click’);
$btnPrev.css(‘visibility’, ‘hidden’).unbind(‘click’);
}
}
}

updateLayout();
jQuery(window).resize(updateLayout);
});
});

/*!
* jCarouselLite – v1.1 – 2014-09-28
* http://www.gmarwaha.com/jquery/jcarousellite/
* Copyright (c) 2014 Ganeshji Marwaha
* Licensed MIT (https://github.com/ganeshmax/jcarousellite/blob/master/LICENSE)
*/

!function(a){a.jCarouselLite={version:”1.1″},a.fn.jCarouselLite=function(b){return b=a.extend({},a.fn.jCarouselLite.options,b||{}),this.each(function(){function c(a){return n||(clearTimeout(A),z=a,b.beforeStart&&b.beforeStart.call(this,i()),b.circular?j(a):k(a),m({start:function(){n=!0},done:function(){b.afterEnd&&b.afterEnd.call(this,i()),b.auto&&h(),n=!1}}),b.circular||l()),!1}function d(){if(n=!1,o=b.vertical?”top”:”left”,p=b.vertical?”height”:”width”,q=B.find(“>ul”),r=q.find(“>li”),x=r.size(),w=x0?z-b.scroll:z+b.scroll)}),b.auto&&h()}function h(){A=setTimeout(function(){c(z+b.scroll)},b.auto)}function i(){return s.slice(z).slice(0,w)}function j(a){var c;a=y-w+1&&(c=a-x-b.scroll,q.css(o,-(c*t)+”px”),z=c+b.scroll)}function k(a){0>a?z=0:a>y-w&&(z=y-w)}function l(){a(b.btnPrev+”,”+b.btnNext).removeClass(“disabled”),a(z-b.scrolly-w&&b.btnNext||[]).addClass(“disabled”)}function m(c){n=!0,q.animate(“left”==o?{left:-(z*t)}:{top:-(z*t)},a.extend({duration:b.speed,easing:b.easing},c))}var n,o,p,q,r,s,t,u,v,w,x,y,z,A,B=a(this);d(),e(),f(),g()})},a.fn.jCarouselLite.options={btnPrev:null,btnNext:null,btnGo:null,mouseWheel:!1,auto:null,speed:200,easing:null,vertical:!1,circular:!0,visible:3,start:0,scroll:1,beforeStart:null,afterEnd:null}}(jQuery);

Lee la entrada completa en: Reseña de ‘Terra Formars’

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s