Reseña de ‘Batgirl: Año uno’

El volumen publicado por ECC

Creo que ha quedado patente en esta web que somos muy seguidores de la fauna nocturna de Gotham. De los quirópteros en particular. Y admitimos, además, que cierto quiróptero pelirrojo tiene un lugar especial en nuestro corazón por arrojar algo de luz al oscuro mundo de Batman y sus socios de correrías justicieras. Barbara Gordon, alias Batgirl, tiene a sus espaldas una historia repleta de épica, triunfo y tragedia que la ha convertido en uno de los personajes más atractivos de la Batfamilia por méritos propios. En ‘Año Uno’, Chuck Dixon y Scott Beatty se atreven con la reescritura de los primeros días de esta infatigable luchadora contra el crimen.

El camino de Barbara está marcado por el icónico y terrible encontronazo con el Joker imaginado por Alan Moore en la célebre ‘La broma asesina’. El macabro bufón postró a la heroína en una silla de ruedas, alejándola de las piruetas nocturnas que protagonizaban su vida tras la máscara de Batgirl. Comenzó entonces un largo periplo en el que la inteligente ex justiciera reinventó su carrera como suministradora de información de los enmascarados de Gotham bajo el nombre de Oráculo. Entre medias, varias aspirantes al manto, como la expeditiva Cassandra Cain o la adorable Stephanie Brown. Y, aunque ambas fueron personajes de mucha entidad, nunca pudieron hacer sombra a la recordada Barbara.

Al final, la hija del comisario Gordon se enfundaba de nuevo la capa de Batgirl, por obra y gracia de los retruécanos narrativos de los Nuevos 52. Pero hoy toca lanzar una mirada a aquellos primeros días de Barbara bajo la capucha, la serie de eventos que lanzaron a una joven inquieta y ambiciosa a formar parte de la cruzada de Batman.

La idea de Año Uno nace tras una reflexión de Dixon acerca de las posibilidades del aclamado ‘Batman: Año Uno’. En las páginas de la obra original, Frank Miller ponía el ojo en los inicios de la aventura de Bruce Wayne, antes incluso de que el concepto de Batman tuviese forma definida. El arte de David Mazzucchelli en estado de gracia redondeaba una obra referencial, que rubricaba la visión de Miller acerca del personaje. Poco antes había publicado ‘El regreso del Caballero Oscuro’, un ejercicio contrario al de ‘Año Uno’, donde imaginaba el siniestro futuro de Bruce Wayne y su alter ego. El díptico quedaba completo con una obra rodeada de reverencia.

El caso es que Dixon se armó de arrojo y propuso volver a aquella idea de ‘Año Uno’, pero dedicada a los fabulosos secundarios de Batman. La modernización de estos personajes se antojaba tan interesante como necesaria, así que el escritor lanzó una propuesta de renovación para varios de los caracteres que completan el universo de Gotham. Batgirl se ganó a pulso protagonizar esta revisión de sus orígenes para lucimiento propio, a sabiendas de los autores que manejaban uno de esos caracteres con un lugar especial en el corazón de los lectores.

En esta serie, Dixon y Beatty, como segundo a de a bordo, recuperan la historia inicial de Barbara, pero reconstruída con elementos que sitúan a esta luchadora joven en un contexto actual. El trasfondo y la complejidad de Barbara y su mundo se adecuan a las exigencias de un cómic en el siglo XXI, al mismo tiempo que se rinde un homenaje a los pioneros.

Batgirl conoce a la Batfamilia

El contexto casi naif en el que apareció Batgirl es sustituido por una fabulosa historia de iniciación, protagonizada por una chica que se encuentra en esa etapa donde tiene que empezar a tomar cartas en cuanto a la mujer en la que quiere convertirse. Sobreprotegida por un padre que ha visto con demasiada asiduidad el lado oscuro, atrapada en los convencionalismos y los clichés, atenazada por las suposiciones que los demás hacen sobre lo que debe ser, Barbara decide que ella construirá su propio destino, pese a quien pese.

Casi por casualidad (aunque sabemos todos que las casualidades no existen), Barbara acaba portando el manto del murciélago, y a lo largo de esta aventura descubrirá la importancia de este hecho. Los sacrificios, la oscuridad y la responsabilidad de su decisión se hacen presentes en la vida de esta inquebrantable justiciera, que a pesar de las miradas al abismo siempre mantiene como escudo la esperanza.

En ‘Año Uno’, se establecen de manera orgánica y siempre teniendo en cuenta las fuentes originales, las relaciones de Barbara con su entorno. La dureza del frío y condescendiente Batman contrasta con la alegría del primer Robin, y Barbara se adapta al manto del murciélago muy a su pesar, pues ella tiene como referente a Canario Negro. Sobre todo, DIxon y Beatty construyen un personaje genial en Barbara, reconocible por los lectores, y totalmente acorde a lo que pide una estrella femenina en su propio título. Barbara es inteligente, activa, soñadora, práctica, ambiciosa, peleona y autosuficiente. Al mismo tiempo tiene dudas, se frustra, su inconformismo se da de bruces con un mundo que la menosprecia.

Es un personaje redondo, carismático, basado en fabulosos contrastes que la hacen, por encima de todas las cosas, un ser humano creíble. A pesar de las piruetas, los golpes y las acrobacias, detrás de la máscara hay una protagonista que nos creemos como lectores, que funciona por cercana, con la que empatizamos por sus limitaciones.

En el aspecto narrativo, Dixon y Beatty empiezan todos los episodios con un excitante in media res, que nos sitúa en pleno clímax, y que con gran habilidad en el uso de los aspectos temporales del relato clarifican con precisión meridiana para no perdernos en esos saltos. El efecto es la inmersión total en la propuesta, que empieza en su punto más álgido para dar lugar a un genial juego de sensaciones y emociones. Con mucha sencillez en el resultado pero de gran impacto, los guionistas demuestran en ‘Año Uno’ que manejan a la perfección lo que quieren contar y cómo contarlo.

En el dibujo tenemos el excepcional trabajo de Marcos Martín. El dinamismo de sus dibujos tienen fuertes influencias en la animación; el estilo de Martín es un ejemplo de fluidez y audacia. La cantidad de recursos, el magistral plan de página, la inteligente disposición de las viñetas y la expresión cinética del diseño de sus personajes convierten cada página en desafío visual. Siempre al servicio de la narración y sin perder el don de la espectacularidad, hay pocas aristas que hagan flaquear el trabajo de este personal dibujante. Sin duda, gran atractivo del álbum, redondea el vistoso conjunto de ‘Batgirl: Año Uno’.

Barbara contra el mundo

‘Año Uno’ es una historia de iniciación planteada de forma intuitiva como homenaje a Barbara Gordon. El destino y la tragedia se atisban en un relato lleno de referencias tanto gráficas como simbólicas al oscuro futuro de la protagonista. Sobre todo, es la plasmación en viñetas del espíritu indomable de la protagonista, siempre dispuesta a dejar atrás las sombras y ser la luz que ilumina Gotham.

Hoy en día, Barbara vive aventuras muy diferentes. Os confieso que no soy muy fan del nuevo enfoque que han dado al personaje. El giro juvenil de sus aventuras ha transformado Batgirl es una mezcla entre programa de Divinity y videoclip de Lady Gaga, y el traje de niña bien de barrio de moda no luce, en mi opinión. Parece que los autores están más pendientes en implementar el Instagram como parte de la narración que en contar buenas historias. ‘Batgirl: Año Uno’, demuestra que se pueden contar historias de mujeres fuertes, a la búsqueda de su lugar en el mundo, sin la caída en banalizaciones y excesos de neón a costa del público objetivo. Respeto por el personaje no falta en esta obra. De eso puedes estar seguro, querido lector.

Le edición de ECC de Batgirl: Año Uno, recopila en un solo volumen la serie original de 2003 publicada en 9 números. Editada en cartoné, se acompaña el cómic con una muestra de bocetos a cargo de Marcos Martín, dibujante de la serie. A todo color, 232 páginas de pura acción al estilo Gotham os esperan en vuestra librería favorita, al precio de 23 euros.

Chuck Dixon

Dixon es un veterano guionista que ha publicado para todas las grandes editoriales del medio en Estados Unidos, y que también se ha dejado caer por el mercado independiente. Su trabajo más recordado es el relacionado con Batman. Alrededor de este personaje, publicó los acamados Year One de Batgirl y Robin, además de hacerse cargo de tres colecciones del ámbito de la batfamilia: Batman, Aves de presa y Nightwing.

Scott Beatty

Beatty comenzó su carrera, precisamente, como colaborador de Chuck Dixon. Escribió junto a su mentor los Year One, y posteriormente ha escrito las aventuras de personajes de DC y Wildstorm, principalmente. También es conocido por las enciclopedias que ha escrito acerca de los personajes más importentes de DC.

Marcos Martín

Nominado tres veces a los premios Eisner, Martín ha dejado su impronta como artista en personajes como Doctor Extraño, Spiderman o Daredevil. Comenzó a tener visibilidad gracias a sus colaboraciones con las publicaciones españolas de Marvel, pero fue el guionista Mark Waid el que mostró interés real en las habilidades del dibujante español, lo que animó a Martín a probar suerte en el mercado americano. Allí, su carrera se ha consolidado, hasta el punto de que cada vez enfoca más esfuerzos en la creación de sus propios cómics en el mercado independiente.

Todo está listo para celebrar la Mascarada Millonaria, una gala benéfica organizada por la Policía de Gotham, pero hay un aguafiestas: ¡Polilla Asesina! Y el criminal podría salirse con la suya de no ser por la irrupción de una nueva justiciera, una joven llamada Barbara Gordon que se dará a conocer como… ¿Batgirl?

¿Quién es en realidad y qué relación la une a Batman y Robin? En estas páginas se responde a esa pregunta y a muchas más mientras villanos como Luciérnaga y Blockbuster, y héroes como Canario Negro o Jason Bard, acompañan a la protagonista en su audaz debut junto a Chuck Dixon (Batman: Tierra de Nadie), Scott Beatty, Marcos Martín (Breach) y Álvaro López.

 

Lee la entrada completa en: Reseña de ‘Batgirl: Año uno’

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s