El Heraldo – Entrevista a Mark Waid

 

Edición original: Boom! Studios.
Edición nacional/ España: Panini Comics.
Guión: Mark Waid & J.G. Jones.
Dibujo: J.G. Jones.
Entintado: J.G. Jones.
Color: J.G. Jones.
Formato: Libro en tapa dura. 128 páginas.
Precio: 16€.

 

Dentro de su líena Evolution, el sub-catálogo de Panini Comics donde se agrupan los cómics independientes y de creación propia, la editorial española ha publicado durante el primer trimestre de este año una obra que de momento ha dado poco que hablar pero que tendrá un largo recorrido. A cargo de J.G. Jones y Mark Waid, esta miniserie de cuatro números publicada en Estados Unidos por Boom! Studios desde 2014, ahora llega a España bajo el título de “El Heraldo”. Para hablar de ella he querido hablar con uno de sus autores, con Mark Waid, quien amablemente ha accedido a responderme la siguiente entrevista (y más ahora, desde que se retiró de Twitter y redes sociales a raiz de la polémica que causaron algunos de sus últimos tuits). Veterano del medio y sin pelos en la lengua, os dejamos a continuación con la entrevista, a la que sigue una reseña de la obra en sí y un bonus track para los que no entiendan el origen del titulo de la versión americana (Strange Fruit).

Entrevista con Mark Waid

Pedro Monje: La última vez que hablamos contigo fue sobre Archie. Ahora toca comentar otra cara de la moneda de la historia americana. ¿En qué generó podríamos encuadrar Strange Fruit?

Mark Waid: Es una pregunta dificil. ¿Historia mezclada con ciencia ficción? Strage Fruit está basada en un evento real, las inundaciones del Rio Mississippi de 1927. Fue en su momento el mayor desastre natural de la historia de Estados Unidos. En este escenario introducimos un “Superman” de otro planeta que llega justo en mitad del momento en el que empiezan a fallar los diques. Y en lo que en otra situación hubiera sido una bienvenida de lo más agradecida, aquí se convierte en una situación racista incontrolable porque es un Superman negro.

P.M.: Como dices, Strange Fruit sirve para explorar el racismo durante aquellos años en los USA. Últimamente se han hecho muchas películas y series de televisión explorando este territorio, pero parece que los cómics casi nunca se han aproximado a ello de forma directa y, como mucho, a partir de metáforas. ¿Qué ejemplos tomasteis?

M.W.: Ejemplos en los cómics ninguno que pueda recordar. Nuestras influencias vienen (y acaban) del hecho de haber crecido en el sur profundo de Estados Unidos durante el movimiento de los derechos civiles. Y ambos dos permanecemos conmovidos y afectados por el racismo casual que han tenido que sufrir nuestros amigos y familiares. Eso es lo que queríamos examinar en esta historia. Las tragedias promovidas y facilitadas por hombres y mujeres racistas y los horrores vividos por la comunidad negra a cargo de hombres blancos que estaban convencidos de estar actuando correctamente.

P.M.: ¿Cómo surge esta colaboración entre J.G. Jones y tú? Porque quitando una pequeña colaboración en 52 (y todas sus portadas) no recuerdo otro proyecto entre vosotros dos.

M.W.: Esto fue idea de Jones. Este cómic es su idea y la lleva trabajando a fuego lento durante los últimos diez años. Al menos desde que yo le conozco. Y yo fui suficientemente afortunado de que me pidiera ayudarle. Pero que eso no os equivoque. Es su idea, su proyecto, su obra. La colaboración ha sido una experiencia tremenda. Somos amigos, lo cual ayuda, pero aparte de eso él es un narrador increíble y deseoso de colaborar. Discutimos escena por escena y viñeta por viñeta. Increíble.

P.M.: Sobra decir que las reflexiones sociales y el análisis del racismo en 1927 son una parte esencial de la obra. ¿Por qué crees que ha sido importante contar esta historia hoy?

M.W.: Ahora mismo, en los Estados Unidos, mi país está más dividido que nunca. Nunca lo había estado como ahora desde la Guerra Civil. El presidente respalda y promociona el racismo de forma activa. Y el fanatismo y el odio, lo cual es algo que me revuelve las entrañas. Queríamos contar un cuento que reflejase ese horror.

P.M.: Aquí en España el título de esta obra se ha traducido como “El Heraldo”. ¿Por qué decidisteis titular a la edición original como Strange Fruit (ya que muchos de los lectores no conocerán la referencia)?

M.W.: J.G. eligió el título, haciendo referencia a un precioso poema (y posteriormente el título de una canción también) escrito a principios del siglo XX sobre el horror del racismo. Es algo muy propio de la cultura americana, así que no me extraña el cambio a El Heraldo.

P.M.: Recuerdo que en el momento de la publicación en USA de esta obra hubo mucha polémica en Estados Unidos porque era un cómic sobre negros hecho por blancos sureños. ¿Qué opinas al respecto?

M.W.: No creo que deba ser exclusive, ya que mientras la historia esté hecha con cuidado y sensbilidad y el consejo de nuestros amigos negros. Desafortunadamente, si, es cierto. Recibimos un feedcabk muy vociferante (aunque no grande) por parte de lectores negros que nos insistían en que solo autores negros podían contar esta historia. Quizás tengan razón. No lo sé. Solo el tiempo lo dirá.

P.M.: ¿Podríamos decir que este es el proyecto menos “superheróico” de todos en los que has trabajado en tu carrera? ¿O es justo lo contrario?

M.W.: No es el proyecto menos superheróico que he escrito para BOOM!. He escrito dos series detectivescas llamadas Potter’s Field y The Unkown, pero esta se encuentra a este nivel. De todas formas yo no diría que corazón de esta historia sea el heroísmo, sino la ciencia ficción. Y un J.G. Jones desatado. Espero que los lectores la disfruten.

Reseña

¿Un superhombre negro desnudo y vistiendo la bandera confederada en medio las inundaciones del rio Mississippi y rodeado de cinco hombres blancos (por dentro y por fuera, vistiendo atuendos del Ku-Klux-Klan? Este, señores, es el Elseworld definitivo del Hombre de Acero. Olvidad la versión que creó Grant Morrison en sus Final Crisis. Olvidad la versión rusa y gamberra de Mark Millar en su Superman: Red Son. Olvidad a ese Miracleman todopoderoso o ese Vigía olvidado. Con todos ustedes… El Heraldo.

El Heraldo es la última obra de J.G. Jones (Final Crisis, Wanted) y de Mark Waid (52, Daredevil), en la que el Jones canaliza una historia que llevaba diez años queriendo contar. Una historia que creia firmemente que tenía que ser contada. Frustado por verse incapaz de narrarla y darle forma en solitario y tras el compromiso adquirido de publicarla en Boom!, la editorial americana le propuso colaborar con un guionista reputado (y antiguo editor jefe de Boom!) como Mark Waid. Dos autores de primer nivel a cargo de una historia que el propio Waid menciona en la entrevista que os ofrecemos está encuadrada en “ciencia ficción”. Una clase de historia que se cruza con un Superman de color en mitad de las inundaciones del rio Mississippi allá por 1927, desvelando un relato donde el racismo del hombre blanco sobre los esclavos negros posibilita una reflexión cruel y rabiosa. En un mundo actual en el que Moonlights, The Get Downs y demás productos culturales de la pequeña y gran pantalla triunfan entre crítica y público, Stranger Fruit funciona como un vehiculo perfecto para explorar esa temática en el campo del cómic. Al contrario que otras que funcionan más como radiografía que como análisis, de forma que los autores evitan mojarse (perdón por juego de palabras, muy propia dada la naturaleza del desastre natural aqui relatado). Aquí, además de posicionar claramente todas las figuras, opiniones e intrahistorias de cada uno de los personajes, no escapan de la crítica contundente y necesaria sobre la situación. Dos maestros del cómic ofreciendo un provocativo examen al racismo, la herencia cultural y la naturaleza humana.

Sobra decirlo, al frente del apartado artístico brilla un J.G. Jones en estado de gracia, emulando como nunca el estilo fotorrealista de Alex Ross y hacienda suya la historia, preocupándose más por lo de dentro que por lo de fuera. No solo la narrativa del relato en cuatro episodios es brillante y equilibrada, sino que la documentación para reflejar la época en forma de vestuario y localizaciones consigue su propósito, huyendo de las clásicas splash-pages manidas del cómic superheroico y aporechando todas las páginas para narrar la historia. Un auténtico maestro de la composición, como ha demostrado siempre en todos los trabajos en los que ha colaborado, que se sirve de una acabada exprisividad en todos los personajes.

PD: J.G. Jones es uno de los próximos invitados a la próxima edición de Heroes Comic Con en Madrid (antiguo Expoomic), el próximo mes de Noviembre junto a otros autores como Frank Miller, Paul Levitz, Arthur Adams, Joyce Chin, Paul Gulacy, Paul Renaud, Mark Brooks o Fabian Nicieza. Al menos los anunciados hasta el momento, porque habrá más igual de sorprendentes.

Bonus track: Poema y canción de Strange Fruit


“Southern trees bear strange fruit,
Blood on the leaves and blood at the root,
Black bodies swinging in the southern breeze,
Strange fruit hanging from the poplar trees.

Pastoral scene of the gallant south,
The bulging eyes and the twisted mouth,
Scent of magnolias, sweet and fresh,
Then the sudden smell of burning flesh.

Here is fruit for the crows to pluck,
For the rain to gather, for the wind to suck,
For the sun to rot, for the trees to drop,
Here is a strange and bitter crop.”

Vía Zona Negativa http://www.zonanegativa.com/heraldo-entrevista-mark-waid/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s