Shigeru Mizuki (1922-2015): vida, obra y legado

Comunicado de la familia de Shigeru Mizuki traducción de Jesús Játiva

“Mi padre ha muerto.”
Todavía no me puedo creer que esté diciendo estas palabras.
“Voy a vivir hasta los cien… no, quizás hasta los 120 o así”. Es lo que Mizuki solía decir. Según pasaban los años, é se iba acercando a ese número, y nosotros simplemente pensamos que viviría para siempre.
A finales del año pasado sufrió un infarto y estuvo en el hospital dos meses. Volvió a casa en febrero pero quedó recluido a una silla de ruedas. Su cuerpo se había debilitado por lo sucedido, pero su espíritu estaba tan fuerte como siempre. Mejoró poco a poco hasta que fue capaz de caminar otra vez. Al final de la rehabilitación podía caminar el kilómetro que separa su casa de la oficina. Y cuando su apetito volvió fue capaz de pronunciar sus palabras favoritas: “¿Hay algo bueno para comer?”.
“Los dioses deciden cuándo llega el final, y nosotros debemos acatar su decisión”, diría Mizuki. Mizuki pensaba que la mejor manera de morir era hacerlo pacíficamente, sin dolor y rodeado de tu familia.
Cuando se cayó en casa (NOTA: la caída que al final le llevó a morir) fue devastador. Pero quizás eso fuera decisión de Dios también.
Para mi padre, su familia era lo más importante en el mundo. Incluso ahora continuará vigilándonos y protegiéndonos. Y quizá ahora está junto a sus viejos camaradas que le dan la bienvenida.
Un último mensaje para sus fans y todo el que ha trabajado con él.
Por mucho tiempo habéis apoyado a nuestro padre. De corazón, gracias.

fuente.

Shigeru Mizuki: el hombre por Mònica Rex

Shigeru Mizuki nació en marzo de 1922, en Osaka, bajo el nombre de Shigeru Mura. Su infancia transcurrió en las calles de Sakaiminato, una ciudad costera de la prefectura de Tottori (oeste de Japón). Aunque provenía de una familia muy humilde, fue un niño feliz; hasta que en 1943 fue reclutado para luchar en Papúa (Nueva Guinea) en el marco de la Guerra del Pacífico. Años más tarde, hablaría de esa experiencia como un infierno. De hecho, durante la batalla fue alcanzado por fuego amigo con tal gravedad que tuvieron que amputarle el brazo Izquierdo. Aunque él era zurdo de nacimiento, en 1973 conseguiría narrar toda esta experiencia en Misión Muerte. Con este manga ganó el prix du patrimoine del festival francés de Angoulême que premia aquellas obras que forman el patrimonio mundial del cómic. Años más tarde volvería a hablar de sí mismo en Shigeru Mizuki. Autobiografía.

Después de la guerra y de regreso a Japón empezó a buscar la manera de ganarse la vida. En un principio, trabajó como artista de kamishibai, una especie de cuentacuentos que apoyaban su narración en ilustraciones. Estos espectáculos fueron muy populares en Japón durante los años cuarenta y hasta la popularización de la televisión. Los documentos que han sobrevivido de aquella época, se reprodujeron en el libro He no yōna jinsei. Otra de las aventuras que emprendió fue la compra de un edificio de apartamentos al cual llamó Apartamentos Mizuki dado que estaba situado en la calle Mizuki. A causa de ello, acabó adoptando el pseudónimo de Shigeru Mizuki. Finalmente, antes de triunfar en el mundo del manga, trabajó como autor de libros de préstamo.

Por tanto, no fue hasta 1968, a la edad 46 años, cuando publicó su gran obra GeGeGe no Kitaro donde daba rienda suelta al mundo de los Yokai del cual hablaremos largo y tendido más adelante. La popularidad de esta obra ha llegado a tal punto que existen una decena de videojuegos ambientados en ella. El primero se editó en 1987 para NES bajo el nombre en japonés de Gegege no Kitaro –Youkai Dai Makyou, aunque en Estados Unidos se cambió por Ninja Kid. A parte de esta plataforma, Kitaro ha pasado por Súper Nintendo, Microsoft Windows, Game Boy, Game Boy Advance, SEGA, PlayStation, PlayStation2 e incluso máquinas tragaperras. El último videojuego que ha salido es una recopilación de minijuegos que salió en 2007 para Wii.

Los yokai han ocupado gran parte de su obra. De Kitaro a NonNonBa (1977) pasando por 3, calle de los misterios. Otra de las grandes obras de Mizuki es la biografía de Hitler llamada Hitler, la novela gráfica del año 1971 dónde realiza un fiel retrato del momento histórico y de la persona de Hitler. Continuando con la temática histórica, realizo un manga sobre la época Showa en 1989 bajo el título en inglés de Showa: A History of Japan. Esta obra no ha llegado, aún, a nuestras librerías aunque es una de sus obras más relevantes. Su última obra, Watashino Hibi finalizó el pasado mes de mayo. Aunque se especulaba que el final abrupto de la obra se debía al estado de salud de Mizuki, la editorial Kodasha lo ha negado. En cualquier caso, este sería el último manga autobiográfico del genio de los yokai.

En los últimos años, se han realizado varios reconocimientos a la figura del maestro Mizuki. El más importante de los cuales fue, en 2003, la apertura de un museo dedicado a su trabajo en la ciudad de Sakaiminato. Una década antes, la ciudad ya le había dedicado una calle comercial en la cual, hoy, podemos disfrutar de un centenar de esculturas dedicadas a sus obras. Entre los galardones que ha recibido cabe destacar el Kodasha Manga Award (1900), el 6º Día Anual de la Paz de Tokio (1995) y el Bunka Korosha (2010) que premia aquellas personas que contribuyen de manera significativa a la cultura japonesa.

Obras editadas en España por Ken Takato

3calledelosmisterios

3, Calle de los misterios, de Shigeru Mizuki. Astiberri Ediciones (Colección Sillón Orejero). Tomo rústica con sobrecubierta. 240 páginas. 19,00€

Aunque considerada obra menor por muchos, esta recopilación de siete historias (independientes y autoconclusivas) sobre la muerte y el más allá, es un preciso reflejo de la vena fantástico-poética que ha forjado la reputación de Shigeru Mizuki. Un trabajo donde parecen coexistir diversas realidades y donde la frontera entre lo vivo y lo muerto deviene difusa y permeable. Podéis recuperar la reseña de esta obra aquí.

hitler

Hitler: La Novela Gráfica, de Shigeru Mizuki. EDT Editores de Tebeos / Ediciones Glénat. Tomo rústica con sobrecubierta o cartoné dependiendo de la edición. 280 páginas.

La biografía de una de las figuras históricas más controvertidas del siglo XX hecha manga. Narra la vida del Führer desde su juventud como pintor, pasando por su cénit y su declive durante la II Guerra Mundial y acabando con su muerte. Mizuki nos permite un acercamiento entretenido, rápido y global a esta figura enormemente compleja. Podéis recuperar la reseña de esta obra aquí.

kitaro1-(1)

Kitaro, de Shigeru Mizuki. Astiberri Ediciones. Tomo rústica con sobrecubierta o cartoné dependiendo de la edición. unas 200 páginas dependiendo del tomo. 18,00€

Historia inmensamente conocida en Japón, sobre todo por lo niños, donde se narra las aventuras de Kitaro, el último descendiente de una tribu de muertos vivientes que nos hará descubrir todo un mundo de misterios y mitología japonesa dominado por los yōkais (demonios, espíritus o monstruos que van desde el malévolo oni al travieso kitsune o la mujer pálida Yuki-onna). Fue tal el éxito de la obra, que se adaptó tanto al anime como al videojuego. Podéis recuperar los artículos en que hablamos de esta obra aquí.

nonnonba

NonNonBa, de Shigeru Mizuki. Astiberri Ediciones (Colección Sillón Orejero). Tomo rústica con sobrecubierta. 416 páginas. 25,00€

Relato autobiográfico en el que Mizuki cuenta sus recuerdos de infancia en la década de 1930, en Sakaiminato, un pequeño pueblo costero del suroeste de Japón. Mezclando el slice of life y la fantasía, este relato nos cuenta la historia de como una anciana supersticiosa llamada NonNonBa le descubre a Mizuki el mundo de los yōkais y todo el bestiario medieval japonés. Galardonada con el premio al mejor álbum en el Salón Internacional del Cómic de Angoulême 2007. Podéis recuperar la reseña de esta obra aquí.

operacionmuerte

Operación muerte, de Shigeru Mizuki. Astiberri Ediciones (Colección Sillón Orejero). Tomo rústica con sobrecubierta. 368 páginas. 22,00€

Una obra de carácter autobiográfico sobre los horrores de la guerra y sus consecuencias en el alma humana. “Los muertos nunca han podido contar su experiencia de la guerra. Yo puedo hacerlo. Cuando dibujo una historieta sobre este tema noto cómo me invade la rabia. Imposible luchar contra ella.” dice Mizuki en una confesión íntima de su experiencia en la II Guerra Mundial. Galardonada con el premio “esencial patrimonio” del Salón de Angoulême 2009. Podéis recuperar la reseña de esta obra aquí.

shigerumizuki1

Shigeru Mizuki, Autobiografía, de Shigeru Mizuki. Astiberri Ediciones (Colección Sillón Orejero). Tomo rústica con sobrecubierta. 200 páginas dependiendo del tomo (totalt 6). 18,00€

Con esta obra, Mizuki expone parte de su periplo vital, desde su infancia y su relación con la anciana NonNonBa, pasando por su etapa de militar donde perdió un brazo, hasta el fin de la guerra y sus comienzos como mangaka y los reconocimientos que más tarde vinieron. Una obra donde abunda el humor y el surrealismo tan propios del autor. Podéis recuperar la reseña de esta obra aquí.

Showa: A History of Japan por Jesús Játiva

showa_img

Shigeru Mizuki es extramadamente famoso en Japón por sus relatos de yokais, pero la versatilidad del autor ha sido durante años una constante en su obra, y en una carrera que ha durado hasta el último aliento del autor, Mizuki dejó tras de sí obras autobiográficas y, lo que es muy extraordinario, ensayos en cómic. Showa: A History of Japan es la historia en cómic de Japón durante toda la era showa, que va desde 1926 hasta 1989 y que es básicamente la época del propio Mizuki, cuando pasó su infancia, maduró, fue a la guerra y se convirtió en dibujante. Y aunque la obra está plagada de texto y datos históricos, no deja de ser interesante e inevitable que Mizuki incorpore a la historia de Japón su historia personal. El resultado es muy parecido a lo que hizo en su Autobiografía, pero es siempre sorprendente la capacidad de síntesis de un autor, de meterte en la historia de un país en una época de tanto conflicto como Japón sin abrumarte y además ser capaz de hacerte empatizar con sus personajes (su padres, hermanos y él mismo) y reírte con el narrador de la historia, nada menos el famoso Hombre Rata, o Nezumi Otoko, un yokai de creación propia y uno de sus personajes más importantes. Showa: A History of Japan es un relato ambicioso que cubre toda una época de Japón y gran parte de la vida de uno de los dibujantes más míticos de ese mismo país.

Mizuki, el domesticador de yokai por Oriol Estrada Rangil

A pesar de las distintas temáticas que puede haber tocado Mizuki a lo largo de su carrera, no hay duda de que su obra más recordada será aquella relacionada con el mundo de los yokai. El personaje de Kitaro es todo un icono cultural japonés, que además poco a poco ha conseguido hacerse un lugar entre el imaginario de los lectores de manga a nivel global. Los japoneses asociarán siempre al mangaka con el mundo sobrenatural de los yokai, con todas aquellas criaturas de la mitología y folklore japonés que les aterran y divierten a partes casi iguales. Lo que quizás ignoran muchos (ya sean occidentales y puede que incluso japoneses), es el papel que tuvo Shigeru Mizuki en rescatar del olvido a estos personajes tan peculiares.

Para ser conscientes del impacto que tuvieron las obras de Mizuki hay que hacer un breve repaso histórico. Empezando por el origen de estas criaturas, que en el terreno mitológico aparecen ya en el Nihonshoki y el Kojiki, las dos obras que explican el origen de Japón a través de sus mitos, y que durante mucho tiempo sirvió para justificar el origen divino de la dinastía imperial japonesa. En una historia que guarda curiosas similitudes con el mito de Orfeo y Eurídice, nos contarán la historia de Izanagi e Izanami, los dos hermanos creadores del mundo, y como uno de ellos escapará del infierno para luego bañarse en un lago, y con las salpicaduras de su baño aparecerán esos “yokai”. Lo cierto es que, en su origen, cuando se hablaba de los yokai, no se hacía una referencia explícita a unas criaturas, sino a ciertos fenómenos sobrenaturales. En 1788, en el libro “Bakemono chakutocho”, se describen los yokai como representaciones de los sentimientos de la sociedad surgidos del miedo. Pero incluso por ese entonces, no todo el mundo creía en ellos. De hecho, a pesar de su origen mitológico, se podría decir que no es hasta la invención de la imprenta que no nacen de verdad los yokai. Hasta ese momento, los yokai existían principalmente en la tradición oral, y tenían un importante carácter local. Es gracias a los ukiyo-e de Toriyama Sekien, y a publicaciones como “Hyakki Yagyo”, que empieza a reunir las leyendas de distintas zonas de Japón, que no se empieza a formar la idea de un conjunto de seres de características similares. En esos compendios incluso se añadieron criaturas de nueva cosecha, que el autor se había inventado.

03kusazoshi01

A principios del siglo XX, algunos “folkloristas” empezaron a reunir esta tradición oral en enciclopedias sobre las tradiciones japonesas, y en ese campo cabe destacar el trabajo de Kunio Yanagita, que en 1912 publica “Tono monogatari”. Pero este resurgimiento del folklore topó enseguida con la modernización de Japón. Era una época de expansión económica y militar para Japón, una carrera contrarreloj del país para convertirse en una nación poderosa en el mundo. Para ello, el modelo a seguir del gobierno japonés era Occidente, la modernización pasaba por asemejarse más a las naciones europeas. En este nuevo contexto, todo lo que rezumaba a folklore, a tradiciones basadas en la superstición o la religión no tenían cabida. Así pues, este tipo de conocimiento fue despreciado y censurado. Y fue durante la Segunda Guerra Mundial cuando los yokai desaparecieron casi por completo del imaginario popular japonés.

kitarokamishibai

Y es justo después cuando llega Shigeru Mizuki para rescatar a los yokai del olvido. Ya sabemos que durante su infancia, gracias a Nononba, Mizuki aprendió mucho sobre estas criaturas. De hecho, asegura haber tenido visiones de los yokai cuando estaba herido y perdido en la jungla durante la guerra. Así que era la persona más adecuada para ponerse a ello. Lo primero que hizo fue recuperar un personaje de los kamishibai (esos teatrillos de calle para los que él había trabajado de ilustrador), Kitaro volvía a la vida ahora en forma de manga y se convertía en un personaje enormemente popular, especialmente por su versión animada. La clave de la popularización del yokai en la obra de Shigeru Mizuki la podemos encontrar en la domesticación de las mismas criaturas. Los yokai dejan de ser esos seres aterradores y moralizadores que habían sido hasta entonces (y como suelen ser la mayoría de historias de terror), para convertirse en unos seres simpáticos, quizás algo traviesos. Kitaro se convierte en el mediador entre los yokai y los humanos, y eso hace que el público se pueda acercar más a ellos, se los haga suyos, se convierten casi en mascotas. De hecho, en el momento de máxima popularidad de la obra de Mizuki, aparece una saga de películas protagonizada por yokai que se hacen amigos de los niños o defienden a los japoneses de terrores babilónicos. Y a partir de ahí, el yokai se convierte en algo habitual dentro del mundo del manganime. Desde “Dr. Slump” hasta “Nura, el señor de los yokai”, pasando por “Inuyasha”, “Bleach”, “Blue Exorcist”, “Ranma 1/2”, e incluso las películas del Studio Ghibli, todos estos mangas y anime han mostrado de alguna u otra forma a los yokai. Es más, fenómenos como Pokémon, tienen una clara inspiración en el mundo yokai, y prueba de ello es la nueva competencia que le ha surgido, “Yokai Watch”.

Pero todo esto no habría sido posible sin la figura de Shigeru Mizuki, el domesticador de yokai y guardián del folklore japonés. Descanse en paz.

Vía Zona Negativa http://www.zonanegativa.com/shigeru-mizuki-1922-2015-vida-obra-y-legado/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s